[Dark Souls 3] Parte 6: Breve puesta al día y zonas opcionales.

Continuamos otra vez con nuestro progreso en Dark souls 3, haciendo un breve resumen en la mitad del juego. A partir de aquí, encontraréis spoilers.

En este capítulo quiero hacer algo de resumen, y repasar un par de zonas opcionales del juego.  Como sabremos tras haber hablado con los integrantes del santuario de fuego, nuestro deber es recuperar a los cinco señores de la ceniza (de los cuales uno ya está en su trono) Derrotarlos, traer sus cenizas al enlace, y enlazar así la llama. De estos señores de la ceniza ya nos hemos enfrentado a uno, los vigilantes del abismo, la legión de Farron.  Los próximos serán Aldrich el devoradioses y Yhorm, el gigante.

Es importante recordar, como os dije anteriormente, que, si tratamos de acceder al castillo de Lothric, una anciana nos corta el paso a las escaleras. Si la atacamos, aparecerá el boss ‘bailarina del valle boreal’. Pues, este boss también aparecerá cuando derrotemos a los 3 señores de la ceniza anteriores.

Partiendo de esta base, voy a explicar muy rápidamente como derrotar a Yhorm y ALdrich, dónde se encuentran, y voy a asumir que de un modo u otro habéis derrotado a la bailarina, para centrarnos en las dos zonas opcionales.

Para llegar hasta aldrich seguiremos donde lo dejamos el capítulo anterior, en la torre-ascensor que nos lleva hasta anor-londo. Allí, encontraremos un par de caballeros plateados, el cadáver de un herrero gigante (que nos dará un cabrón especial para nuestro herrero Andre en el santuario) y unos diócanos que lanzan fuego. Es una zona bastante fácil y donde podéis aprovechar a farmear. Tras encontrar la sala grande del castillo de anor londo, veremos la puerta de acceso a Aldrich, el devoradioses. Se trata de un Boss muy difícil, que combina magia, con fuego, con flechas, y se teletransporta. Tras más de 10 intentos sin éxito de abatirlo, logré hacerlo gracias a la ayuda de otro jugador, que murió en el combate, y rematé yo al boss.

Aprovecha da subir de nivel, pues haremos viaje rápido a las mazmorras de Irithyll. Esta zona es chunga de pelotas. Unos no muertos con bastante vida son el enemigo más sencillo, pero pasean por allí unos carceleros con soldador (sí, soldador) que además nos bajan los puntos de salud máximos CON SOLO MIRARNOS. Mi consejo es que os memoricéis sus posiciones y ataquéis rápido. En cualquier caso, la zona no es muy grande, apenas tiene dos hogueras, y hay varios atajos. Es importante que encontréis uno, con un ascensor, que tiene al lado una zona con dos alfombras, y varios cadáveres rezando. Será importante luego. Si seguís explorando llegaréis a la capital profanada donde los enemigos se complican. Gárgolas con lanzallamas y brujas con, sorpresa, bolas de fuego. Hay objetos interesantes, pero os interesa bajar directamente por el puente roto hasta la puerta del boss. Aquí está Yhorm, el gigante. Es un boss realmente difícil. No es para anda agresivo, pero es duro como un muro. Aparentemente el propio boss te da las herramientas para derrotarlo: en un lugar de la sala, junto a su trono, se haya una espada a la que él es débil. Mi paciencia no me permitió buscar esa estrategia así que invoqué a un par de jugadores y le dimos hasta en el carné de identidad.

En este punto, con los dos bosses derrotados, una voz os hablará y os dirá que el heredero de la llama, el caballero de Lothric, está en vuestras manos, y os llevará a combatir a la bailarina del valle boreal. Contra este boss no he sido capaz de discernir una estrategia de combate, por lo que mi único consejo es, invocad a un par de usuarios, y guardad las distancias. No te confíes con sus ataques en área.

Una vez derrotada la bailarina, podemos acceder al castillo de lothric, y aquí se nos abre la primera (Y más importante) zona opcional. La lógica dice que avancemos de frente, pero si tomamos la ruta lateral llegamos al jardín del rey olvidado. Es una zona pequeña, con apenas 4 enemigos fuertes, pero en la que parte del suelo nos provocará veneno. Si la atravesáis, llegaréis a ver a Oceiros, el rey olvidado. Este, en efecto es un boss, se trata de un viejo y ciego dragón, que cree defender a su hijo, Ocelotte, hijo de dragones. Una vez derrotado nos abre paso a una sala llena de riquezas, donde nos entregarán un gesto, el saludo del dragón. Si seguimos avanzando, y rompemos un muro falso, llegamos a las tumbas olvidadas. Esta zona, es, evidentemente, la misma que la primera zona del juego (Cementerio de ceniza) Pero más oscuro, más difícil, y con menos hogueras.

Aquí es importante avanzar hasta derrotar al campeón Gundyr (como Ludex Gundyr, pero más fuerte), y llegar a un santuario de fuego abandonado, donde no estará ni el herrero, ni la guardiana de fuego, ni ninguno de los señores de la ceniza. En esta zona es importante que encontréis dos objetos. Fragmento de espada en espiral (Que hace las funciones de hueso de regreso y nos deja volver al santuario en cualquier momento, pero de uso infinito) y los ojos de la guardiana del fuego, que servirán para desbloquear uno de los finales del juego. También, si buscáis bien, encontraréis la hoja del caos, que viene a ser uchigatana 2.0.

Abandonamos esta zona y volvemos a las mazmorras de Irithyll, donde vimos los cadáveres muertos sobre alfombras. Suele haber un mensaje dejado por los jugadores, que os anima a que probéis ‘gesto’. Si usáis aquí el gesto de saludo del dragón, os teletransportará hasta el pico del archidragón, la segunda zona opcional, donde nos enfrentamos a un auténtico dragón. La zona esconde varios secretos (como el caballero Havel) y objetos interesantes. El combate con el dragón, en cambio, es de los más fáciles del juego, basta con correr hasta un punto elevado que está justo sobre su cuello, y atacar en caída. Muere de un solo golpe.

Y por último, para la tercera zona oculta, deberemos volver a las catacumbas de carthus, a donde derrotamos al Gran señor Wolnir. Si rompemos el puente de madera y cuerdas por el que llegamos, encontraremos una escalera a las profundidades, un charco de lava (por l que podemos andar) que es el lugar de los primeros piromantes. Nos aguarda un Boss para nada difícil y unos enemigos con un diseño espectacular. La recompensa es un fragmento de hueso más (para mejorar nuestros Estus) y una serie de libros y objetos interesantes para las piromancias. Si éste es vuestro estilo de juego, es una zona que deberiáis investigar lo antes posible.

Así quedan, por tanto, cubiertas todas las zonas opcionales del juego (sin entrar en mucho detalle, porque incluso yo he podido perderme algunos objetos), y nos preparamos para encarar el final del juego, a través del castillo de Lothric.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s