[Dark Souls 3] Parte 4: La catedral y las catacumbas de Carthus

Continuamos con una zona que ha sido sorprendentemente difícil, la catedral de la oscuridad. Como ya sabéis, a partir de aquí nos encontraremos spoilers del juego.

Si continuamos nuestro viaje por la catedral, necesitaremos prepararnos para una serie de emboscadas cada vez que doblemos una esquina. Además la zona que sirve de nexo está ubicada en un tejado lleno de arqueros, que intentarán tirarnos y sorprendernos. A base de paciencia, y memorizar la ubicación de cada uno de los enemigos, asumo que habréis llegado a la puerta principal superior de la catedral, y habréis abierto los dos enlaces con la capilla inferior, donde tenemos nuestra hoguera.

Explorar la catedral por dentro es un auténtico suplicio. Unos enemigos nos envenenarán, otros nos aplicarán maldición, y culminan la jugada unos caballeros realmente fuertes y unos gigantes. (SI queréis facilitaros el trabajo, arco + flechas + apuntar a la cabeza)

En el extremo opuesto de la catedral nos encontramos un muro de niebla, así que ya sabréis lo que toca: Boss de Zona. Este boss se trata de los diáconos de la profundidad. Básicamente nos encontraremos con un grupo de unos 30 diáconos como nos hemos enfrentado antes. Parece fácil, ¿verdad? Obviamente no lo es. Uno de estos diáconos está marcado en rojo brillante, y es nuestro objetivo. Cada vez que lo matemos, bajaremos la vida del Boss el equivalente a la vida de éste diácono (320 si no me equivoco) pero pasaremos la marca roja a otro diácono. Todo esto, obviamente, con otros 30 diáconos intentando convertirnos en un kebab.

Por si fuera poco, a mitad del combate aparece un diácono más fuerte con unos escoltas también más fuertes. El único consejo es empezar prudentemente, intentando separar al diácono marcado y matarlo solo a él, y cuando aparezca el ‘diácono jefe’, atacar agresivamente sin darle tiempo a usar sus hechizos.

Tras derrotarlo aparecerá una hoguera y nos darán muchas almas y una serie de objetos, entre ellos las ropas del diácono. Sin embargo, no hay salida alternativa a la catedral, por lo que tendremos que avanzar por las catacumbas de Carthus.

Volvemos a donde derrotamos a los vigilantes del abismo y nos internamos en las catacumbas de carthus. Esta zona es algo complicada e dos puntos (Donde en una ‘divertida’ parodia de Indiana Jones nos persigue una bola gigante, que no es más que cadáveres apilados) pero no demasiado larga de explorar. Consiste en ir descendiendo hasta encontrarnos con una segunda hoguera, cerca de la cual hay un altar con un cáliz.

Al tocar el cáliz nos llevará a una zona muy oscura, donde nos espera el Gran señor Wolnir, un gigante Muerto que nos atacará con magias, esqueletos vivientes y sus propias manos. A pesar de la primera impresión, y que seguramente alguno haya necesitado pañales al ver la cinemática, no es un boss para nada difícil. Podemos hacer ‘lock’ en cualquiera de sus brazos y en su cabeza, y si prestamos tención, en cada brazo lleva dos pulseras amarillas, que brillan mucho. SI le intentáis golpear en la cara, os matará muy rápido. En los brazos, parece que haremos algo más de daño, pero la auténtica clave está en romper sus pulseras, que le bajarán unos 1500 puntos de vida con cada una, y rompiendo tres, morirá.

Tras derrotarlo, se nos abrirá acceso a una nueva zona, la ciudad Irithyll, del valle boreal, en la que la dificultad aumenta notablemente, pero la calidad de los escenarios y la sensación de progreso también.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s