Dark Souls 3: Parte 2 Asentamiento de los no muertos y camino de los sacrificios.

Continuando con mi avanza en Dark souls 3, en esta ocasión vamos a analizar la segunda y tercera zonas del juego, al menos las que he encontrado yo en la ruta que he seguido.

Como es habitual, a partir de aquí encontraréis spoilers del juego.

Nada más derrotar al boss Vordt, del valle boreal, como comenté anteriormente, podemos descansar en la hoguera y tomar dos rutas.

Si volvemos por donde hemos venido y esta vez, agredimos a la dueña del castillo, nos parecerá un boss, entiendo que opcional, el cual es tremendamente poderoso. Al nivel al que nos encontramos es muy difícil, tiene demasiada resistencia y puede bajarnos la vida entera de un golpe. Incluso he intentado volver a por él después de avanzar algo más, con nivel 37, pero me ha resultado imposible, así que lo dejaré para más adelante.

Si seguimos por la puerta que acabamos de abrir, podremos ondear el estandarte que antes hemos conseguido, y unos bichos un tanto feos nos llevarán hast el asentamiento de los no muertos.

Esta es una nueva zona con unas 5 hogueras disponibles, donde encontraremos un poco de todo. Enemigos normales con espada, escudo u horcas que no suponen un problema, unas brujas con sobrepeso que nos intentarán hacer hemorragia desde lejos, y quemarnos si nos acercamos, y unos carniceros con sierras enormes, que suponen el gran problema de esta zona. Es tremendamente complicada en un primer momento, sobre todo por la zona de bombardeo de flechas, pero en cuanto abráis los atajos correspondientes, podréis moveros con más o menos libertad.

Tras atravesar la zona del bombardeo de flechas, podemos ir a nuestra izquierda en el edificio en ruinas para encontrar a un nuevo boss, también opcional, llamado el árbol corrompido. Es tremendamente fácil de matar si prestamos atención a sus puntos débiles. Una vez derrotado, podemos acceder al foso de los no muertos donde se nos permite rezar y ofrecer collares de vértebras, recogidos de derrotar otros jugadores que nos invadan.

Aquí encontraremos objetos muy valiosos y haremos muchos amigos. Siegward de Catarina, que esta vez está ocupado intentando descubrir cómo funciona el ascensor de la torre, una señora que fracasó en su intento de  convertirse en portadora de la llama (y su escolta, si ayudamos a la chica el escolta nos ayudará a nosotros), un gigante arquero que bombardeará a nuestros aliados (Y no a nosotros, por suerte) si hablamos con él, y un piromántico que, si decidimos liberar, aparecerá en el santuario del enlace de fuego y nos enseñará piromancias.

A partir de esta zona, en el ascensor de Siegward, si bajamos en vez de subir podremos abrirnos pasos por el camino de los sacrificios (Hay que derrotar primero a un cuadrúpedo de hielo, bastante agresivo y algo duro de roer, aunque yo lo llevé hasta el ascensor y dejé que la gravedad decidiera su suerte), que nos llevará a una fortaleza en ruinas, donde haremos nuevos amigos y nos explicarán donde encontrar al primer señor de la ceniza, junto a su legión, y a partir de ahí continuaremos hasta el bosque de la crucifixión.

Esta zona es bastante complicada de dominar en un principio. El bosque da lugar a un pantano, donde habrá varios enemigos. Unos cangrejos pequeños que no son problemáticos, unos cangrejos grandes que te harán odiar el marisco, unas setas que intentarán envenenarnos, y unos violentos amantes de la naturaleza que nos pegarán con troncos de árbol.  La zona no debería ser problemática salvo por los cangrejos gigantes. Esta zona se abre por tres caminos: A la izquierda, una fortaleza abandonada donde encontraremos una serie de magos bastante tocapelotas, un hechicero que, de momento, se niega a enseñarnos magia, y un boss no demasiado complicado, pero al que he de reconocer que vencí con ayuda de otro jugador que invoqué.

Por el medio, donde habrá dos guerreros bastante duros, podemos atravesar la zona y bajar unas escaleras, llegaremos a la torre de Farron, que da lugar a un charco aún más grande y encima, venenoso, pero que no he investigado todavía.

Por la derecha, tras derrotar a un par de enemigos duros, nos encontraremos con un caballero negro que protege un par de objetos valiosos, y una ruta alternativa que de momento no es accesible, y parece guardar a otro cuadrúpedo de hielo.

Estas dos zonas ya han demostrado otra vez más la calidad del diseño de niveles del videojuego, pero además han aportado un extra de originalidad que se agradece, aún respetando el universo y los personajes de las anteriores entregas. Lo siguiente, será explorar la catedral y la capilla oscura, y proseguir por el lago venenoso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s